PEÑA LUSA DESDE LOS COLADOS DE ASÓN




Dejamos el coche en el aparcamiento del parque natural de los Altos de Asón (680 m). Comenzamos el recorrido en una pista que sale del parking por su derecha con dirección Oeste. En pocos metros encontramos una vaquería donde nos salimos de la pista por su izquierda para seguir una senda que se eleva entre los brezales (O). Esta muy bien señalada con postes con marcas blancas y amarillas de P.R. “La senda de Hondojón”. En este tramo pudimos contemplar a nuestra derecha La Porra de Mortillano, dominante de todo el valle de Asón. Entramos en un bonito hayedo y poco más adelante alcanzamos una zona con cabañas y ganadería (1000 m). Ahora nos dirigimos al Sur, hacia donde ya vemos el macizo de Peña Lusa y los Porrones.


Avanzamos pegados al muro que linda las cabañas. A continuación recorrimos una pista (SO) durante algo más de un kilometro, la cual dejamos por la izquierda. Entramos en una senda jalonada con marcas blancas y amarillas. Primero atraviesa una zona de brezo pero luego llega a un hayedo que asciende hacia el Portillo de la Escaleruca (1300 m). A nuestra derecha se levantan Las Motas y Los Campanarios, cumbres características de los altos de Asón. El portillo separa el bloque de Las Motas y el de Peña Lusa y da paso al  valle de Lunada donde destacan El Pico La Miel, El Castro Valnera y La Cubada Grande. El bloque de Peña Lusa está compuesto por tres elevaciones calizas separadas entre si por sendos collados. La primera “Becerril” cierra el Collado de la Escaleruca por el oeste y junto a su hermana “Bustarejo” recibe el nombre de “Los Porrones”.  La tercera elevación es Peña Lusa propiamente dicha. Desde La Escaleruca rodeamos los Porrones (Becerril y Bustarejo)  por su cara Sur para colocarnos debajo de Peña Lusa y ascender los últimos metros hasta su cima.

Descendimos por la cara norte de Peña Lusa, siguiendo una senda que sale desde la cima y conecta con el camino de subida algo antes de llegar a la pista que partía de las cabañas con muro.



TRAVESIA MADEJUNO-TIRO LLAGO



Salimos del cable (1800 m), por la pista, hacia a la Vueltona (NO), desde donde nos dirigimos (primero S y luego O) a la collada de la Fuente Escondida (2060 m) situada debajo de la Torre de Altaiz. Dejamos la pista y entramos en el Hoyo Oscuro siguiendo una senda hitada (O) que pasa por debajo del Pico San Carlos y La Torre del Hoyo Oscuro. Así llegamos al Tiro Casares (2340 m) que separa La Torre del Hoyo Oscuro y Madejuno. Trepamos unos metros sobre la arista E de Madejuno para pasar a su cara E donde encontramos un diedro-canal característico, con pasos de II y III, que desemboca en unas llambrías y en la cima (2513 m).


Continuamos por La cresta unos metros y llegamos a una brecha que se puede rapelar o destrepar. Seguimos por un tramo muy afilado que acaba en un rellano y un rapel de 20 metros sobre pared vertical pero con final volado.

Recorremos otro tramo de cresa y llegamos al gendarme amarillo en el que vemos dos grietas. Debemos subir por la de la derecha (III+ o IV-). La grieta está protegida por un clavo en la mitad superior. Inmediatamente después rapelamos o destrepamos (III) el gendarme acabando en una vira evidente.


El resto de gendarmes se pueden trepar por su lado sur o se pueden evitar y seguir recto hasta Tiro Llago. Para acceder a esta cumbre encaramos el filo de la arista y ascendemos por canal amarilla (III-) hasta salir debajo de la cima oriental a la que se accede a través de un corto muro (III). Continuamos por  la cresta y rapelamos 10 metros de pared que nos dejan en la brecha que separa las dos cimas. Ahora trepamos por la izquierda de la arista (III) para alcanzar la cima principal (2567 m).

Descendemos unos metros por la arista oeste para encontrar dos rapeles seguidos, de 20 y 15 m. Bajamos a una primera brecha que pasamos por el sur siguiendo los hitos para llegar a una segunda brecha desde la que descendemos a la vertiente de los Hoyos Sengros. El descenso está hitado y nos conduce (primero N y luego ENE) hasta Cabaña Veronica.



GORBEA DESDE BARAZAR Y VUELTA POR IONDEGORTA.




Dejamos el coche en la zona recreativa de Saldropo (620 m).  Nos dirigimos hacia las paredes de Atxuri. Primero caminamos (S) por pista. Luego continuamos elevándonos por sendas, (SO y O) entre los abetos y cipreses de las laderas que nos conducen hasta las paredes de Atxuri. Una vez en el muro la senda transcurre pegada, como tallada, a la piedra y nos enseña una panorámica magnífica de Peña Lekanda. Súbitamente el camino quiebra a la izquierda y trepa la pared hasta salir al portillo de Atxuri (940 m).

Estamos en una especie de meseta caliza donde destacan al oeste Aldamin, muy prominente, y Gorbea detrás.

Nos dirigimos (O) hacia las cabañas de Altamiñaspe dejando atrás la zona con afloramientos calizos.  Ahora (S) remontamos la larga cuesta herbosa, bajo la sombra de la cara norte de Aldamin. Pasamos al lado del monumento al pastor (1050 m) y continuamos subiendo hasta el paso (1160 m) entre Dulau y Miruen Haitza. La senda gira al oeste para alcanzar el collado de Aldaminazpe, a los pies del Gorbea y de la cara sur de Aldamin (1320 m). Realmente hemos rodeado Aldamin por su lado izquierdo visto desde el norte.

Ya sólo nos queda remontar (S) la larga ladera de hierba que conduce a la cruz (1481 m).


Volvemos haciendo un recorrido circular. Bajamos (N) hacia Aldamiñaspe de nuevo y desde aquí nos dirigimos (NO) a Egiriñao. Continuamos (NO) hasta las campas de Arraba  por el paso de Gatzarrieta. Al poco de salir del paso de Gatzarrieta una senda (E) desciende desde Arraba hacia Iondegorta y el embalse de Mendizabal. Se trata de un camino mal trazado, desaparece constantemente, y más bien parecen trazas hechas por el ganado. Al llegar a una ladera sin arboles la senda desaparece entre los helechos. Se baja (NO) sin problemas y se alcanza el área del embalse de Mendizabal. Lo primero que nos encontramos son las canalizaciones del embalse. Estamos en Iondegorta y desde aquí por pistas, que con carácter general se dirigen hacia el este, llegamos de nuevo a Saldropo. 

En mi opinión desde Arraba a Saldropo se debe recorrer siguiendo el track del GPS. En la primera parte, hasta el embalse, la senda no es fiable y en la segunda parte, desde el embalse hasta Saldropo, las pistas forman un maraña donde lo normal es perderse.



ANIE /AUÑAMENDI (2503 m) Desde la Piedra de San Martin.



Iniciamos la marcha en  La Piedra de San Martin (1760 m). Nos dirigimos ESE hacia Arlas. Al llegar al Coll De´Arlas nos pusimos los crampones para atravesar la empinada ladera suroeste de Arlas cargada de nieve venteada. Pasado  Arlas, llegamos al Col de Pescamou (1920 m).
Continuamos con dirección SE siguiendo la senda “Nafarroako bira” (GR264)  y alcanzamos el Col d´Boticotch (1940 m). Cuando nos situamos debajo del monte Murlong o Latras la “Nafarroako bira” se dirige hacia el este, a la izquierda. Nosotros continuamos SE para entrar en el karst de Anie/Auñamendi. En febrero el karst es una planicie nevada fácil de recorrer. Llegamos a un pequeño cañon muy característico con una vista espectacular de la cara norte de Anie. Sin perder la dirección, continuamos a la derecha de Anie, según la marcha, y nos situamos sin problemas en la base de la cara sur (2300 m).
Sólo nos quedaba la pala final. Son 200 m de desnivel que en la parte más alta puede tener tramos de hasta 30º de inclinación. En esta ocasión la nieve estaba dura en las zonas altas lo que nos obligó a pasar por dichos tramos con mucho cuidado. Anie/Auñamendi (2504 m).
Volvimos por el mismo camino, pero al llegar al Coll d´Boticotch, en vez de continuar hacia Pescamou y las laderas altas de Arlas, nos dirigimos algo más hacia el sur para recorrer las laderas bajas y alcanzar el punto de partida con más comodidad.





ANBOTO DESDE ARRAZOLA



Dejamos el coche en el aparcamiento de Arrazola (230 m). Cogimos la carretera que sube hacia el sur, entre caseríos. A unos 600 metros torcimos a la derecha, dejando la carretera y dirigiéndonos (O) hacia el caserío Atxekoa. Después de pasarlo continuamos por el camino hasta encontrar, a unos 500 m del caserío, una desviación a la izquierda que empieza a remontar las laderas del Pico Frailia. Hay un hito indicando el desvío, pero hay que fijarse porque no es evidente. La senda (SO) se empina y la humedad lo convierte en un barrizal. La seguimos hasta colocarnos en la base de la canal “Anbotoko sakona” (700m) que tiene a su izquierda la arista norte o arista de Frailia. Encaramos la canal con dirección sur. Son más de 500 metros de desnivel en dura ascensión, pero no entraña dificultad, salvo el cuidado de no resbalarse con las piedras húmedas. Salimos a la zona alta de la arista norte (1200m), donde tampoco hay pasos de dificultad salvo la roca caliza húmeda que es muy resbaladiza. En pocos metros hoyamos la cima (1331 m). A nuestro alrededor los montes de Durango, Udalaitz, Gorbea etc.

Volvimos por el collado de Zabalandi. Primero recorrimos la cresta cimera (E) hasta encontrar el punto de descenso, luego bajamos (S) la rocosa cara sur de Anboto siguiendo hitos y marcas blancas y rojas de GR hasta el collado (894 m). En el mismo collado buscamos una senda que se dirige al NE primero y luego al N para bordear el macizo de Anboto y llevarnos de nuevo a Amezola. La senda está bien marcada y no tiene pérdida. Como referencia, al principio atraviesa una zona de hayas donde hay algunas caídas. Más adelante, la senda pasa por debajo de los paredones de Anboto que miran al este y desciende, definitivamente, hacia Arrazola por trazado con mucha piedra y zarza y no muy claro, aunque de vez en cuando se ven marcas blancas y amarillas de PR.



SOILA Y LA MUELA DESDE CORRES: IZKI



Dejamos el coche en el aparcamiento de Corres (680 m). El recorrido comienza al lado del edificio del parque y coincide, al principio, con la senda de El Agin. Sube unos metros con dirección norte y luego gira al este, dejando la pista, y entrando en una senda que atraviesa un bosque de robles. Más adelante sale a terreno despejado, aunque, poblado de enebros y bojes. Vamos ganando altura hasta alcanzar el collado del Avellanedo (940 m), desde donde vemos el cordal de Soila. Recorremos (S) todo el cordal, siendo unos 800 m hasta la cumbre. Antes de llegar al buzón pasamos junto al Ojo de Soila un curioso agujero en la arista. Soila cima (989 m).

Volvemos por el mismo camino al collado y comenzamos el descenso de la cara sur. En un principio, la senda recorre una ladera bastante escarpada, hasta el punto que hay colocadas unas cuerdas para ayudar al destrepe de algún tramo. El camino no es cómodo, pero es evidente. Poco a poco se suaviza y el arbolado domina el paisaje. Pasamos junto a una gran haya y más adelante junto a un magnífico tejo declarado “árbol singular”. Continuamos descendiendo entre hayas (E) hasta encontrar la senda Antiñana, donde giramos a la derecha (SO). Más adelante, encontramos en un desvío a la izquierda (O), la senda Bujanda, que sigue el cauce del rio Korres, y nos conduce hasta el embalse de Aranbalza.

Después de atravesar el embalse por el muro, cogemos a nuestra la derecha unas trazas de senda poco claras, pero rápidamente comenzamos a ascender (S) por una pedrera bien señalizada con hitos. Sin perder la dirección pasamos a terreno abierto y avanzamos pegados al precipicio, con unas vistas inmejorables de Soila. Más arriba, siguiendo la senda, nos vamos al oeste y en un punto nos salimos a la izquierda  para alcanzar el collado de Villanueva (843 m) en pleno bosque. Subimos (S) por un hayedo bien frondoso y por fin, llegamos al collado de La Casilla (960 m) entre La Muela y El Santo. Nos dirigimos SO para remontar la última loma y llegar a la cima de La Muela (1048 m). Desde la cima podemos contemplar San Roman de Campezo y, al fondo, Sierra de Cantabria.

Descendemos por el mismo camino hasta el collado de Villanueva (N) y a partir de aquí continuamos por la senda  (N) hasta llegar a Corres.




LUSTOU DESDE RIOUMAJOU




Partimos desde la zona de acampada de Rioumajou (1380 m), a 12km de St Lary. Tomamos la pista que entra en el valle de Péguére. Después de recorrer 1,5 km llegamos a un puente de hormigón sobre el arroyo Péguére. Justo antes de pasar el puente una senda nace a su izquierda y avanza unos metros hasta llegar al punto de encuentro entre el arroyo Péguére y el arroyo La Piarre. Entonces giramos a la izquierda y atravesamos el arroyo La Pierre para comenzar a remontarlo (NNE) por su margen izquierda (visto desde su nacimiento). En un primer momento pasamos por un magnífico bosque de pinos y abetos, mientras la cuesta se iba empinando. Así alcanzamos la cota de 1800 m donde giramos a la derecha (E) para seguir pegados al curso del arroyo La Pierre, en este tramo el arroyo salta en cascada creando una ambiente muy alpino. En la cota de 2100 m encontramos un refugio sin guarda, donde descansamos y repusimos fuerzas. Continuamos, manteniendo la dirección y siguiendo la senda y los hitos que nos acompañaron todo el recorrido. Así nos colocamos debajo de las paredes del Pic de Lustou. En este punto aparecen varias posibilidades: A) a la izquierda (N) para subir al collado de Lustou y luego dirigirse (SE) a la cresta cimera o B) a la derecha (SE) y luego subir por unas pedreras (NE) que nos colocan directamente en la cresta. Nosotros, siguiendo una senda, cogimos la segunda opción. Con dirección SE alcanzamos la cota de 2600 m, entonces giramos a la izquierda (NE) para entrar en una pedrera, bien señalizada, que nos subió al hombro de la montaña. Luego solo nos quedaba (SE) la cresta final, un tanto aérea pero fácil. Pic de Lustou (3023 m).

Para volver cogimos la ruta que pasa cerca del collado de Lustou, pero luego sigue por el mismo camino de subida.